Tlahui

Thevetia peruviana



Flores, hojas, y ramas del ayoyote, Tepalcingo, Morelos, México, 5 de Marzo, 2005.
Foto: Mario Rojas Alba

 

 

Nombres comunes 

En México: codo de fraile, hueso de fraile, gorro de obispo, yoyote, ayoyote, alcanfura, carne, campanilla, cojón de gato, chilca, flor de campana, guayapol, guayocuie, venenillo. En los países de América del Sur se le conoce como lengua de gato. En Brasil: acaimirim, chapéu-de-napoleão, noz-de-cobra, jorro-jorro.

 

 

Usos medicinales

Solo los curanderos o médicos expertos pueden emplear el codo de fraude de manera eficiente en el tratamiento de algunos padecimientos, su toxicidad varía de manera importante de una especie a la otra, y a veces entre los individuos de una misma especie. Los indígenas mexicanos usaban el jugo lechoso del arbusto (látex), en el tratamiento de la sordera, las úlceras y la sarna, las hojas para calmar los dolores de dientes, hoy en día el uso popular le reconoce notables efectos en el tratamiento de las hemorroides mediante la aplicación de una pomada preparada con las almendras molidas del "codo de fraile". Ciertas tribus indígenas de América del Sur emplean sus semillas en la artesanía de collares y otras indumentarias de adorno.

Con el fruto molido de T. ovata se hace una masa que se aplica en las "muelas picadas" con el objeto de "reventarlas", el látex se emplea también para aliviar el "dolor de muela", para los "granos" e infecciones de la piel.  El látex del fruto de Thevetia peruviana se emplea para "erupciones de la piel", el látex en forma de "parche" se aplica localmente para hacer reventar "incordios, granos, acné, y barros", después de pasar dos horas de su aplicación, la piel se lava con agua y jabón.

El látex de T. thevetioides "calma el dolor de las caries", el fruto seco y molido es utilizado en pequeñas cantidades  para curar padecimientos bucales como el "dolor de muelas" y las "caries", el látex en forma de "parche" se utiliza en el tratamiento de algunas "erupciones, granos, barros, espinillas, incordios y acné",  además, la pomada preparada con 3 hojas, una bellota y sebo caliente, se aplica en el recto para "aliviar las almorranas", las flores se inhalan para su empleo como "anestésico". En dosis pequeñas, el fruto de Thevetia nerifolia se emplean como antiperiódico, en dosis un poco mayores como antiemético.

T. ovata, peruviana y thevetioides, tienen también diferentes usos médico-rituales. La bellota o fruto de T. ovata se cuelga del cuello para "ahuyentar el dolor de muela"; los "graniceros" y "concheros" emplean la bellota seca de T. peruviana en sus danzas; la bellota de T. thevetioides, se adhiere en la ropa a la altura y lado del corazón, se amarra a la muñeca de los niños para aliviar o prevenir el "calentamiento o hervor de sangre".

Para la debilidad del corazón (insuficiencia cardiaca), como cardiotónico, los curanderos expertos en herbolaria recomiendan la siguiente receta: una pizca del raspado de la corteza del hueso de ayoyote, para una taza de té, en cocimiento, se toma después de colar una por la mañana y otra por la noche, no más de 30 días continuos.

 

 

Fitoquímica del Codo de Fraile

Algunas de las sustancias químicas de importancia por su actividad biológica y/o toxicidad: ácido linoleico, ácido oleico, ácido palmítico, ácido ursólico, alfa-amirina, aucubina, beta-amirina, beta-sitosterol, betulina, cardenólidos, kaempferol, lupeol, nerufolina, peruvósido, quercetina, tevetina.

 

 

Cuidados y contraindicaciones

Venenosa. La pueden aplicar únicamente los médicos y curanderos expertos en el manejo de la fitoterapia. T. ovata, peruviana, thevetioides, y nerifolia, son todas especie fuertemente tóxicas y venenosas,  capaces de matar al hombre y a los animales que lo ingieran, a veces incluso a dosis no muy altas. Su savia, el látex y sus semillas actúan como eméticos y purgantes muy violentos, provocando bradicardia (reducción de la frecuencia cardiaca), disminución de la presión arterial, náuseas y vómitos. El principal efecto tóxico  de Thevetia peruviana deriva de sus propiedades cardiotónicas. Los principios tóxicos se distribuyen en todas las partes del árbol, sin embargo son las almendras las que concentran la mayor cantidad. Tiene además fuertes propiedades emetocatárticas.

 

 

Advertencias

En este álbum se ha procurado manejar con cuidado la información tradicional y científica, sin embargo, muchas de las fuentes tradicionales y recetas de los curanderos no han sido suficientemente investigadas y comprobadas, por eso mismo, el autor y Tlahui no se responsabilizan de los errores u omisiones, ni tampoco de las consecuencias que pudieran derivarse de la aplicación de la información, tampoco se emite ninguna garantía formal o implícita sobre el contenido de esta publicación.

 

 

Fuente

Rojas Alba, Mario. Tratado de Medicina Tradicional Mexicana. Tlahui, México, 2007.

 

© Tlahui