Tlahui - Medic No. 29, I/2010


Temazcalli: Nuestro legado ancestral. Casos de aplicaciones tradicionales y holísticas para la relajación, descanso, disminución del estrés y ansiedad.

Estudiante: María de los Ángeles Arriaga Stransky
Profesor: Mario Rojas Alba

Diplomado de Tlahui-Educa
Temazcal y Medicina Tradicional Mexicana
Cuernavaca, Morelos, México, 8 de Julio del 2009


RESUMEN

En el diplomado de temazcal de Tlahui-Educa, la terapeuta María de los Ángeles Arriaga Stransky logró recabar el testimonio de 29 casos clínico-terapéuticos de pacientes, amigos y familiares, que usaron diferentes tipos de temazcal, con aplicaciones tradicionales y holísticas, a fin de lograr un estado de relajación, descanso, disminución del estrés y la ansiedad, entre otros beneficios. Los resultados son por demás halagüeños en el sentido de la eficiencia terapéutica de ese método legado por nuestros ancestros; se ha podido constatar que algunas somatizaciones de ansiedad y de angustia se reducen notablemente, cuando se toma por lo menos un baño de temazcal al mes. La estudiante resalta la importancia de prepararse lo suficiente y de practicar el temazcal de manera sería e informada a fin de dar un servicio adecuado, seguro y agradable a los pacientes.


Temazcal Tlahui III, Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Mor., México, 2009.

ANTECEDENTES

Los baños de vapor, no han sido únicamente usados en nuestra cultura, también han tenido aplicaciones diferentes en diversas culturas y en usos variados para amplios propósitos. Además del baño de vapor con el nombre de temazcal o temazcalli en nuestro país México, durante este diplomado adquirí la información de diferentes baños de vapor, como el de vapor Sauna, los baños de India y de Turquía y en algunos lugares en África también.

El nombre para el baño de vapor temazcal o temazcalli tiene su origen en dos palabras en la lengua náhuatl: "temaz" que significa baño caliente y "calli" que significa casa. Así queda conformado el significado de "casa de el baño caliente". [1]

En la época anterior a la conquista, estos baños estaban ampliamente difundidos en diferentes regiones en nuestro país. Era muy usado principalmente por curanderas durante el parto y el pos-parto de las mujeres indígenas y también era usado por diferentes rangos de médicos indígenas como una medicina preventiva y para curación. Estos baños eran muy usados como un instrumento terapéutico y un gran apoyo para diferentes prácticas de medicina. [2]

El pueblo azteca tenía una higiene personal muy escrupulosa en el que aplicaban uno a varios baños diarios y el temazcalli o baño de vapor. La educación médica era por lo general de un carácter tradicional y familiar. El maestro podía ser cualquiera de los padres del alumno. Solamente la educación médica especializada se impartía de manera formal entre la elite sacerdotal en lugares junto a ciertos templos. [3]

Desafortunadamente, durante el período de la llegada de los españoles y en el tiempo de la conquista, estos baños fueron en gran parte eliminados por ideas religiosas y porque los españoles consideraban que eran inmorales y pecaminosos. [4]

En un artículo que conservo del Dr. Horacio Rojas Alba, hermano de mi profesor y asesor el Dr. Mario Rojas Alba, del año de 1996 de Tlahui-Medic No 2, para Medicinas Tradicionales y Alternativas en México, he extraído los siguientes antecedentes: Hace alrededor de diez años (actualmente 20), se desarrolló de nuevo un interés en el antiguo baño de vapor practicado en México con el nombre de temazcal, de origen náhuatl, dado por los Aztecas. Se ha ido acrecentando y extendiendo paulatinamente para ser usado nuevamente en prácticas medicinales, preservadas en su MT (actualmente también usados en terapias alternativas y preventivas para la salud). Estos baños de vapor, continúan siendo una tradición existente en muchos lugares de nuestro país. Son construcciones de piedra o de adobe, generalmente con una conformación redonda que tienen un parecido a los antiguos panales de abejas. Muchos más se han continuado construyendo en diferentes zonas en nuestro país y cada vez más personas están haciendo uso de estos baños para obtener un alivio en sus padecimientos. [5]

ENFOQUE PRÁCTICO Y TESTIMONIAL

Mi interés en esta tesina es principalmente el poder compartir mi aprendizaje y mis experiencias desde los tiempos en que escuché por primera vez la palabra "temazcal". Posteriormente deseo compartir las diferentes experiencias de algunos pacientes, familiares y amistades, que han compartido conmigo varias sesiones de temazcal y en distintas circunstancias. Son casos de estudio que han resultado muy útiles, interesantes y muy satisfactorios para mí.

En el año de 1991 cuando yo tenía 38 años de edad, mi hermana menor cambió su residencia del Estado de Michoacán al Estado de Veracruz en donde radica desde entonces. Fue en este tiempo cuando escuché de sus labios por vez primera la mención sobre estos baños. Cuando escuché su invitación me negué a asistir a una de estas experiencias ya que la práctica me atemorizó; presencié algunos de estos baños (desde fuera) y no lograba entender el fundamento ni el gran beneficio que se lograba con estos baños. Estaba yo demasiado "dormida" y demasiado "ocupada" en otros intereses. Tuvieron todavía que pasar varios años y diferentes eventos en mi vida para llevar mi atención y mi interés hacia la Medicina Natural la Medicina Tradicional y las Terapias Alternativas.

En el año 1996, tras varios años de exceso de trabajo, demasiado estrés y todavía en el intento de obtener un puesto importante en las instituciones educativas en las que laboraba, tuve un quiebre de salud muy significativo debido al exceso de estrés y ansiedad que había ido acumulando a través de varios años. El quiebre fue tan fuerte que tuve que ser hospitalizada durante varios días. En ese tiempo durante la atención médica que tuve, me recetaron diferentes ansiolíticos y antidepresivos con sus consecuentes efectos secundarios, que se agudizaron aún más con el tratamiento hormonal alopático que me estaban administrando ya que tuve un inicio de menopausia prematura a los 43 años de edad.

Si hubiera aceptado en esos días los beneficios de la MT la Herbolaria y hubiera tenido la suficiente confianza, estoy segura de que esta historia habría sido diferente. Pero todavía no era mi tiempo tuve que aprender con diferentes eventos y circunstancias, a reconocer el invaluable beneficio y el gran valor que tienen estos conocimientos ancestrales que Gracias a Dios y afortunadamente no se han perdido con el paso del tiempo. Al contrario se ha tomado cada vez más en consideración en la época actual su invaluable aportación para la prevención de diferentes enfermedades y el mantenimiento de la salud.

Estando todavía bajo tratamiento con antidepresivos, ansiolíticos y medicamento para conciliar el sueño, mi hermana me llevó a un centro en la ciudad de Fortín de las Flores en Veracruz, en donde permanecí durante cuatro meses aproximadamente con tratamientos naturales con herbolaria un régimen de alimentación naturista y en donde recibí tratamientos de Acupuntura también.

Me fueron retirando paulatinamente los medicamentos para la depresión, ansiedad y sistema nervioso. Logré tener una desintoxicación en mi organismo al ir eliminando estos medicamentos y me siguieron administrando microdosis con Herbolaria y una alimentación natural macrobiótica. Los resultados que obtuve durante este tiempo con la aplicación de Acupuntura, Reflexología y Herbolaria, una forma de vida más tranquila y con el trato humano y afectuoso en mi entorno, cuando regresé las personas que me vieron al acudir a este centro estaban verdaderamente sorprendidas del estado de salud en que me encontraron al regresar a mi entorno.

Mi deseo al compartir con esta introducción mi experiencia personal, es que quizá el lector pudiera reconocer circunstancias similares a mi experiencia y esto podría ser útil, de ayuda y de apoyo.

Al regreso de mi estancia en Veracruz, inicié unas actividades de Hata Yoga durante algún tiempo. En 1996, regresé a este lugar en Fortín de las Flores, para aprender el uso de la digitopuntura (presión dactilar) en diferentes áreas de la cara y cuello, para obtener relajación y descanso en los músculos faciales y en el área del mastoideo. También inicié la práctica de Tai.Chi Chi-Kung (práctica china), que llevo a cabo desde entonces.

Aprendí puntos de Acupuntura ya que era necesario para la aplicación de la terapia de digitopuntura que he aplicado durante más de doce años. Durante mi aprendizaje también tomé varias terapias en tina con diferentes plantas, pero todavía no había llegado el tiempo de mi experiencia directa con el temazcal. Esto fue varios años después. Sin embargo, mi incursión en el mundo de MT de Herbolaria y de TA, ya se había iniciado. Además descubrí lo maravilloso que es para mí poder dar un servicio y ayuda a otro ser humano por medio de mis manos y de un contacto directo y humano.

En 1999, leí un artículo del Dr. Horacio Rojas Alba sobre el temazcal, publicado en Internet (Tlahui-Medic. No. 2, II/1996). Captó mi interés y pienso que el momento había llegado. En esos días yo todavía trabajaba en un centro llamado "Tamoanchan" en donde aplicaba la terapia de digitopuntura facial y reflexología. En este lugar se daban diferentes Terapias Holísticas, varios tipos de masaje y se daban clases de Yoga y de Tai-Chi. En esta época tomé varios cursos entre ellos el de masaje cráneo-cervical y sacro-lumbar también. Tomé un curso con japoneses para dar masajes a los bebés y a futuras mamás durante el embarazo. El mundo que fui descubriendo se tornaba más y más apasionante. En este lugar una de mis compañeras terapeutas me introdujo con una persona que se dedicaba a construir el "temazcal del norte", hecho de vara y con las piedras de calentamiento al centro y cubierto con pieles de bovino que en épocas ancestrales se cubría con pieles de bisonte en el norte (inipi).

Aprendí con él, que el nombre que se les da a estos baños del norte en Estados Unidos, es "Inipi". Me gustaron mucho los fundamentos espirituales y el significado de renacimiento después de uno de estos baños. Sin embargo todavía yo no estaba muy convencida de practicarlo y todavía tenía ciertos temores e ideas que me hacían sentir cierto conflicto hacia su práctica. Estuve observando en una ocasión con él, el calentamiento de las piedras en el exterior, el toque de tambores y algunos mantras indios y cuando fumaban una pipa de paz antes de iniciar el ritual del baño con cuatro entradas. Sin embargo todavía no estaba convencida para participar.

En el año 2000, varias terapeutas del grupo "Tamoanchan", cambiaron su residencia a diferentes estados de la república y una de ellas fue a radicar a Brasil. Fue en esta época cuando empecé a trabajar de forma independiente; también en este tiempo hice un Diplomado en Herbolaria de un año, en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y el Centro de Desarrollo Humano Hacia la Comunidad, A. C. contando con el apoyo de la Escuela de Enfermería de la misma Universidad. También llevé a cabo un Diplomado en Masaje Holístico con una duración de año y medio en la misma Institución. Una de las condiciones para terminar mis estudios era el haber tomado por lo menos tres baños de temazcal antes de concluir los diplomados. En el año 2001 tomé mi primer baño de temazcal y aunque con algunas carencias e irregularidades (durante este Diplomado de Temazcal, aprendí las razones), fue una experiencia muy bonita y enriquecedora.

En el mes de junio del 2002, tomé mi segundo baño de Temazcal en una comunidad de curanderos mexicanos en la Ciudad de Albuquerque, Nuevo México en los Estados Unidos. Ellos tenían nexos con la Universidad de Albuquerque en Nuevo México.

Este temazcal era de forma rectangular con las piedras al fondo; me llamó la atención, ya que nunca había visto uno así. Este fue un baño muy significativo para mí. Durante el baño pude trabajar y externar muchas emociones contenidas durante un largo tiempo.

Mi primera experiencia fue diferente, ya que hubo cantos y algunos rituales. Fue una práctica con compañeros del diplomado y con el asesor que nos explicó el significado espiritual de este baño y el significado de algunos cantos en náhuatl. Después del baño, fue muy bonito poder compartir nuestra experiencia entre el grupo, pues para muchos de nosotros esta había sido nuestro primer temazcal.

El temazcal en Nuevo México, me brindó la experiencia maravillosa de la curación de emociones contenidas con la compañía de una persona muy humana y muy hermosa que supo dirigir mi llanto y la salida de toda esta contención acumulada por un largo tiempo. Fue con esta experiencia que me pude dar cuenta de la efectividad de esta práctica para emociones contenidas y del gran beneficio que se obtiene al poder llevar a cabo una de estas sesiones de esta invaluable práctica mexicana. No fue solamente el baño. Fue el acompañamiento, el apoyo, el humanismo y el amor que se brindó durante esta sesión que conjuntamente con el baño, tuvo un resultado muy curativo para mí.

Me di cuenta y pude apreciar la importancia que tiene en esta práctica que el temazcalero(a), la persona que dirige el baño tenga la preparación adecuada y la sensibilidad humana y espiritual para que los resultados en el baño sean positivos y benéficos. Esta experiencia fue inolvidable para mí así como la persona que me acompañó.

Este temazcal en Nuevo México, además del Temazcal en Tlahui III, han sido los únicos en donde nos recuestan envueltos con una sábana y una cobija y nos dan té para que el cuerpo termine de sudar y en donde no me he enfermado después de una sesión. Aunque la temperatura en la construcción rectangular no era tan uniforme y tan equilibrada como en el Tlahui III, los movimientos del ramo de la temazcalera pudieron mantener la temperatura más o menos uniforme en el de forma rectangular, aunque recuerdo que para ella esto representó mucho más trabajo que en el de construcción circular. Durante el temazcal en Nuevo México no entendía el por qué de los movimientos del ramo; en este diplomado de Tlahui-Educa aprendí las razones del ramo, sus movimientos, además del uso de la limpia dentro del baño.

Mi tercer baño temazcal fue en Santa María Ahuacatitlan, Morelos. Aún me creaba conflicto el tener que entrar desnuda al baño por paradigmas de formación personal. Además me preocupaba la asepsia y la limpieza con que pudiera ser tratado el lugar después de cada baño. Estaba intranquila al pensar que pudiera contraer alguna infección. Este baño no lo disfruté, ya que entraron muchas personas y el espacio era muy reducido; me sentí incómoda y preocupada pues el lugar no estaba muy limpio. Tuve una gripa muy fuerte porque también hubo cambios de temperatura y hubo momentos en que sentí la pared y el piso muy fríos durante este baño. Nunca se uso un ramo para bajar el calor, después del baño nos enviaron a un cuarto grande y frío para vestirnos, no reposamos después del baño y el resultado fue muy diferente. En este diplomado de Tlahui-Educa pude entender que es lo que sucedió y las razones por las cuales me enfermé después de haber tomado este baño.

Después de esta tercera experiencia en el baño Temazcal, decidí buscar al temazcalero que había conocido por medio de una compañera terapeuta, algunos meses antes. Todavía estaba estudiando el diplomado de masaje holístico. Pensé que sería una buena experiencia construir un temazcal del norte (inipi), en mi jardín, ya que contaba con el espacio adecuado.

Una semana más tarde, se llevó a cabo la construcción de un inipi en mi jardín usando varas de encino que eran bastante flexibles y lo hizo con cuatro entradas para la práctica de las cuatro direcciones durante el baño de vapor. Tenía una forma de iglú hecho con varas y tenía vario círculos que reforzaban esta construcción. En este tiempo yo no tenía experiencia y contaba con el mínimo conocimiento de los fundamentos espirituales y de salud en el uso de este baño.

El lugar se cubría con varias mantas de lana y en el interior había una total oscuridad. Hubo varios rituales diferentes antes de su uso. Se colocaron varias bolsitas pequeñas de café en la zona del techo como un ritual de bendición y se colocaron listones de diferentes colores para indicar las cuatro direcciones en las entradas. Se consiguieron varias piedras volcánicas, algunas de ellas muy pesadas para colocarse ya calientes en el centro del inipi en donde previamente se había hecho una hendidura redonda con cierta profundidad para la colocación de las piedras calientes.

Escuché algunos comentarios sobre el peligro de dar este baño con las mantas cubriendo totalmente, en donde podría haber peligro de introducir algo de carbón con las piedras y el peligro de estar en un lugar totalmente cerrado cubierto por las mantas. El piso era de pasto no se hizo ninguna base para el piso de este lugar. En ocasiones el calor era demasiado fuerte y las personas pedían salir ya sea por la temperatura tan alta, o por la sensación de claustrofobia al encontrarse en un lugar oscuro, totalmente cerrado y con una temperatura de calor muy fuerte.

Yo me sentía preocupada por estas situaciones, porque aún sin saber muchos elementos importantes en el uso de estos baños de calor, intuía que algo podía suceder si seguíamos usando este lugar en esta forma. El nombre de los baños que se daban en este inipi era el de de "temazcal de guerrero". Muchas personas no terminaban todo el ritual de las cuatro entradas, e incluso algunas de ellas se enfermaron con fuertes gripas, ya que después de salir de este calor tan intenso, recibían un baño con agua fría en el cual se usaba una manguera.

Gracias a Dios no hubo reacciones más peligrosas que pudieron haberse dado con el cambio brusco de temperatura y no hubo ningún incidente que lamentar dentro del inipi. Suspendí estos baños al poco tiempo, ya que la persona que estaba a cargo del calentamiento de la leña y el manejo del baño, no permitía que las personas que pedían salir con anticipación pudieran hacerlo. Esto me generó un conflicto y muchas de ellas no regresaron más a este lugar.

El tomar el Diplomado en Temazcal con Tlahui-Educa fue muy útil para mí. Durante este diplomado me di cuenta de los grandes riesgos que tuvimos al estar llevando a cabo estos baños con esta gran carencia de conocimiento y de fundamentos. También me preocupaba que en algún momento alguna persona pudiera tener una reacción inesperada y pudiera quemarse al intentar salir del lugar. Afortunadamente, al poco tiempo de estar practicando estos baños, hice caso a mis reservas y dudas cuando decidí que este lugar no siguiera ya operando con estos baños. Aunque no tenía conocimiento de los riesgos, mi intuición me hacía sentir que algunas situaciones no estaban bien. Si hubiera tenido el aprendizaje que obtuve con el diplomado sobre temazcal de Tlahui-Educa, definitivamente no habría puesto en riesgo la salud e incluso las vidas de las personas que participaron con nosotros en estos baños.

El lugar del inipi se cerró durante el año 2002, el mismo año en el que estuvo funcionando, con cierta tristeza y un sentimiento de impotencia al no haber obtenido los resultados esperados. Desafortunadamente, en esos años no tenía yo conocimiento de Tlahui ya que esto me habría ayudado muchísimo a organizar los temazcales con otros fundamentos y con una mayor conciencia también. Incluso lo habríamos hecho con otros materiales y con la colocación de las piedras fijas al fondo para evitar el peligro de quemaduras también.


Logo del INIPI del jardín de Gela A. Stransky.

Otro incidente no agradable fue el de los aromas dentro del inipi. En muy raras ocasiones el chamán me decía qué plantas estaba usando en las infusiones, con las que rociaba las piedras y en varias ocasiones, el olor que despedían no era agradable. Mi deseo al escribir estas experiencias, es el de compartir con el lector que no fue adecuado emprender el uso de un temazcal sin contar con el conocimiento y la preparación adecuada para el uso del mismo. Posteriormente durante el curso de este diplomado me enteré que si ha habido casos lamentables e inclusive pérdidas de vidas en algunos sitios, en donde operaban estos baños indiscriminadamente.

Empecé entonces a acudir al temazcal de la escuela, ubicado en la zona de las trancas en Cuernavaca, pues de varios lugares que había visitado ya y no con experiencias agradables, este lugar era el que tenía menores desventajas. Inclusive acudí a este lugar con algunos de mis pacientes. Entonces ya notaba que durante el baño temazcal había una relajación favorable para que el masaje pudiera ser más efectivo.

Tiempo después de haber terminado el diplomado de Masaje Holístico, y al sentir la presión de la mayoría de los pacientes de tener que entrar desnudos a los baños, opté por usar la terapia de hidromasaje en tinas con agua en movimiento en donde acudía yo con mis pacientes para que llevaran una terapia Individual. Esto los hacía sentirse más cómodos.

Sin embargo, empecé a darme cuenta de que los resultados no eran los mismos. Aunque si había relajación corporal, tenía la sensación de que algo estaba faltando. Fue entonces que me di cuenta que en la hidroterapia con agua en movimiento en tinas y de una manera individual, no había el mismo trabajo que también involucra emociones como sucede en un baño temazcal.

La temperatura no era la misma tampoco. Aunque se trabajaba con aromas, no se lograba la interacción emocional con la física, como se lleva a cabo en la mayoría de los temazcales. Entonces me di cuenta de que la terapia no se llevaba a cabo de una manera tan holística como cuando se trabaja en un baño de vapor de temazcal. Sin embargo no había encontrado aún un lugar adecuado para poder llevar a cabo este tipo de terapia con mis pacientes, en donde ellos se sintieran seguros y cómodos a la vez.

Tuvieron que pasar unos años más, durante los cuales se hicieron varios intentos al acudir a diferentes temazcales en varios lugares distintos, en donde no había encontrado una condición óptima para poder llevar a cabo estas terapias y que se obtuvieran las respuestas y resultados esperados.

Todavía durante los años 2005 y 2006, sentía cierta culpabilidad al no estar practicando el "temazcal del guerrero", pues me habían dicho que este baño era el único y auténtico legado de los temazcales de nuestros ancestros. Aún tenía la idea de que los baños de temazcal sin un ritual de tipo espiritual como el que me habían enseñado, no eran en realidad baños de temazcal.

Con decepción, no llevé a cabo ningún baño temazcal, durante el año del 2007. Sin embargo guardé todas mis anotaciones de diferentes pacientes con distintos casos, situaciones y padecimientos lo cual puede ser de utilidad para el lector al leer estos casos posteriormente en esta tesina como casos de estudio.

Durante los diferentes baños de temazcal que fui tomando y durante el proceso de aprendizaje personal que obtuve por medio de ellos durante varios años, puedo decir que si hubo aprendizaje y experiencia. Durante este Diplomado en Temazcal de Tlahui-Educa, fue cuando muchas de mis dudas y cuestionamientos que se habían ido generando a través del tiempo y de mis diferentes experiencias quedaron claras, además del aprendizaje histórico de estos maravillosos baños, que han sido un legado cultural invaluable, es muy importante tener este conocimiento para que continuemos con su uso y podamos apreciar la curación espiritual, emocional y física que se obtiene con estos baños de temazcal.

Recientemente, acudí a unos lugares en la Ciudad de México en donde se anuncian baños de vapor temazcal. Fue una desilusión darme cuenta de que en realidad son lugares de tipo SPA, con precios muy elevados y en donde el personal realmente no tiene conocimientos de los fundamentos del temazcal, así como tampoco de su origen en la historia. Han usado este nombre como una moda, inclusive en hoteles de varias estrellas pero realmente son SPAs en donde la atención es muy costosa y los lugares acondicionados para estos baños en donde usan este nombre mexicano para sus baños de vapor, no es el adecuado de acuerdo a lo que se nos enseñó en este Diplomado. Los lugares adaptados para estos baños, no tienen la forma ni la altura adecuadas para este tipo de baños. La temperatura no es ni cercanamente la que se alcanza en un baño de temazcal tradicional. Las paredes y los pisos permanecen fríos y se sienten una serie de cambios bruscos de temperatura, dentro y fuera de estos baños. La atención que se da a los bañistas no es la atención adecuada que un temazcalero(a) con preparación da a las personas dentro de uno de estos baños.

Me siento afortunada, por haber encontrado el sitio adecuado para dar las terapias dentro de un temazcal a mis pacientes que lo requieren y que desean tomar estos baños de vapor. También por haber encontrado el lugar en donde pudiera tomar una preparación profesional, para el conocimiento de este tipo de baños y poder seguir llevando a cabo estas terapias, de una manera efectiva, profesional y con resultados más satisfactorios.

En el mes de marzo del 2008, fue cuando tuve contacto por primera vez con "Tlahui". Fue por medio del Internet, pues estaba buscando un temazcal para dar unas terapias a uno de mis pacientes que venía de Guadalajara durante un tiempo a Cuernavaca. Los eventos por los que había pasado y las circunstancias en las que se encontraba, realmente requerían del uso de estos baños ya que por experiencia propia yo sabía que esto lo podría ayudar mucho. Tuve una sorpresa agradable al saber que este lugar se encontraba bastante cerca de mi domicilio, pues esto me permitió llevar a otos pacientes e incluso a miembros de mi familia a este lugar.

Eventualmente, me enteré de que este temazcal pertenece a Tlahui y de los cursos que se imparten en este lugar. Al saber del Diplomado de Temazcal de Tlahui-Educa, mi interés por llevar a cabo estos estudios fue aumentando.


Uno de los libros del Diplomado de Temazcal de TlahuiEdu AC

Los servicios y la atención así como el lugar en donde se dan estos baños de Temazcal en el Tlahui III, fueron para mí el mejor lugar en donde había tomado estos baños, a través de mi experiencia personal. Los pacientes y personas que han acudido conmigo a estos baños, han quedado gratamente satisfechos.

Finalmente, en el mes de enero del 2008 pude realizar este diplomado a distancia. Lo tomé dentro de una de las aulas virtuales de la escuela de Tlahui. Fue un diplomado muy enriquecedor y muy bonito. Las clases que nos impartió nuestro profesor el Dr. Mario Rojas, fueron muy activas, interesantes y con mucha motivación, mis compañeras del diplomado, personas muy positivas, amigables y empeñosas también influyeron para que el curso fluyera en un ambiente agradable y de mucho compañerismo y apoyo.

Considero que este diplomado es esencial para todas aquellas personas que deseen trabajar en un baño de vapor de temazcal y este conocimiento es fundamental para no someter a los bañistas y pacientes a riesgos innecesarios o a experiencias desagradables al tomar estos baños. Es de importancia vital saber que tenemos una gran responsabilidad al trabajar con seres humanos, vulnerables y susceptibles que nos otorgan su confianza al ser tratados en un baño de vapor de estas características.

Hay factores de riesgo que es muy importante conocer así como también ciertas circunstancias en el estado de salud de algunas personas en donde sería muy peligroso el practicar el uso del baño de vapor de manera indiscriminada y podríamos incluso estar poniendo en riesgo sus vidas. Ya han ocurrido desgracias donde se han perdido vidas. Esto podría haber sido evitado si se hubiera contado con los conocimientos y la preparación pertinente para ofrecer este servicio.

Mi intención con este escrito es el de poder transmitir al lector la importancia de tener una preparación y un conocimiento profesionales, antes de someter a bañistas al uso de el baño de vapor de un temazcal. A lo largo de mi incursión y diferentes experiencias en el uso de estos baños, a través de observación también, me he dado cuenta que en muchos lugares los encargados de estos baños no cuentan con fundamentos ni con un conocimiento adecuado y no saben que hay riesgos que existen tanto en el la manera de preparar y dar estos baños o en la construcción misma del lugar y fundamentalmente de que hay situaciones de salud en algunas personas en donde podemos poner un gran riesgo en sus vidas.

Las experiencias que he tenido con mis pacientes y familiares en estos baños han sido muy bonitas, de mucho crecimiento y de mucha ayuda para nosotros. Los resultados que observé en mi misma incluso antes de tomar estos baños en compañía de pacientes para apoyar las terapias, fueron muy positivas y con una curación tanto espiritual como física maravillosas para mi.

El aprendizaje en herbolaria sobre las plantas y flores adecuadas que se usan para el té que se prepara para mojar las piedras calientes y producir el vapor, es de vital importancia también. Conocer sus características y que plantas usar de acuerdo a las necesidades que tienen los pacientes para el temazcal. El gran apoyo que recibimos de ellas es fundamental para obtener los mayores beneficios de este baño; saber que plantas y flores vamos a emplear en la preparación del té que ofrecemos para tomar a las personas después del baño, mientras permanecen bien cobijadas y en reposo, durante un rato al salir del temazcal. Saber que recomendaciones dar a los bañistas.


Tés, jugos, frutas y reposo abrigado después del temazcal de Tlahui

Durante los años que he usado el temazcal en compañía de pacientes, amigos y familiares, escribí las diferentes experiencias que tuvimos en estos baños, en distintos lugares y circunstancias. Quiero compartir con ustedes estas anotaciones como Casos de Estudio, en donde puedan encontrar información que pudiera ser de utilidad y mi deseo es, que este escrito pueda ser una aportación para motivar e impulsar al lector a adquirir este conocimiento sobre el temazcal, estudiando este diplomado en el que adquirimos toda la información profesional y adecuada para poder seguir usando estos baños, nuestro legado, para una ayuda en forma eficiente y segura.

CASOS CLÍNICOS EN EL TEMAZCAL, ANTERIORES A MI DIPLOMADO EN TLAHUI

1.- VERÓNICA
Edad: 35 años
Relación: Amistad
Tipo de temazcal: Baño de vapor INIPI
Fecha: Septiembre del 2002

Temor al inicio del baño, por la total oscuridad y una sensación de encierro. Pudo lograr que el miedo se fuera reduciendo. Fue su primera experiencia en este baño y la sensación de calor empezó a hacerse demasiado fuerte. Manifestó este exceso de calor la segunda vez que se aplicó el té a las piedras que se encontraban en el centro. Le pidió el temazcalero que pusiera su cara pegada al pasto. Esto la ayudó a tolerar el calor. Empezó a sentirse más cómoda con los cantos dentro del baño. También tuvo una sensación agradable con el aroma de la salvia morada, que se usó para mojar las piedras calientes dentro del baño.


Salvia morada. Foto: Gela A. Stransky

Solamente tuvo dos entradas durante el baño. En este baño se efectuaron cuatro entradas por las cuatro diferentes direcciones. No le gustó el baño con agua fría con manguera cuando pidió salir después de la segunda entrada. Manifestó que había sentido un cambio muy fuerte de temperatura.

Al día siguiente se inició un cuadro gripal y no se sintió bien después de este baño. Dijo que esta no había sido una experiencia muy agradable, aunque noté que después de este baño, su cuerpo estaba más relajado para poder aplicar un masaje. No volvió a tomar otra vez este tipo de baño. Un año después tomó un baño de temazcal con construcción de piedra con mejores resultados y mayores beneficios también.

2.- BERTA
Edad: 54 años
Relación: Compañera Terapeuta
Tipo de temazcal: Baño de vapor INIPI
Fecha: Septiembre del 2002

Cuestionó por qué era necesario mantener el interior en total oscuridad. Sugirió que podría haber un poco de luz en el interior. Tuvo buena resistencia para el calor y logró hacer el baño con sus cuatro entradas. Comentó que todo había estado muy bien hasta que al terminar la cuarta entrada y salir, recibió el manguerazo con agua fría. Me dijo que toda la relajación y el bienestar logrados durante el baño en el inipi, se habían perdido en gran medida con el cambio tan drástico de temperatura que recibió con el agua fría después del baño.

Las plantas que se usó en esta ocasión para mojar las piedras fue el romero. Este aroma se le hizo fuerte para una sesión tan larga y mencionó que también la exposición tan larga con el aroma de esta planta podría ocasionar un aumento en la presión arterial en algunas personas.


Romero. Foto: Gela A. Stransky

Esta fue su primera experiencia en un inipi. Ella ya había tomado con anterioridad el baño de temazcal, en construcción de adobe y con las piedras de calentamiento al fondo. Comentó que este baño le parecía más agradable y más seguro también. Manifestó que podría tomar otra vez la experiencia del inipi, con excepción del manguerazo de agua fría que se aplicó al final. Dijo que le habría gustado poder descansar por un rato después del baño en el inipi. Yo estuve de acuerdo.

3.- SAMUEL
Edad: 22 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño de vapor INIPI
Fecha. Septiembre del 2002

Fue de las pocas personas que siendo su primer baño de vapor, logró hacer las cuatro entradas y participó en todo el ritual del inipi. Al llegar al lugar se comportó un tanto alejado del grupo, más bien observante y no hizo ningún comentario al llegar; solamente un saludo cordial para todos.

Dentro del inipi le pregunté varias veces como se sentía y siempre respondió que todo iba bien. Yo estaba atenta a sus respuestas ya que era su primera experiencia y en esta ocasión el calor estaba muy fuerte. Solamente en una ocasión durante la cuarta entrada pidió un poco de agua en la jícara para mojar su cara y su cabeza.

Al salir del baño de vapor, después de la cuarta entrada, recibió el manguerazo con agua fría, después empezó a correr un poco, agitando y moviendo sus brazos y piernas y en seguida se secó y procedió a entrar al espacio donde guardaban su ropa para vestirse. Cuando terminó de vestirse, le pregunté como se había sentido y me dijo que muy bien. Que había sido una experiencia muy positiva y muy importante para él. Su semblante se veía muy relajado y sus ojos muy animados y brillantes.

Unos días después en terapia, me comentó que al principio del ritual del baño de vapor en el inipi había sentido un poco de ansiedad y miedo por estar en total oscuridad, y que la temperatura lo hacía sentir que le faltaba el aire; sin embargo, según fue transcurriendo el baño, se fue tranquilizando y empezó a respirar mejor. El té con el que se generó el vapor de las piedras calientes fue hecho con la flor de pericón. A la fecha, Samuel comenta que con solo oler el aroma de estas flores en su temporada, siente una sensación muy agradable y su cuerpo se relaja mucho.

Estaba contento pues sintió que había superado ciertos miedos y había logrado también, disminuir la sensación de claustrofobia. La emoción que sentía, era de una mayor fuerza y seguridad después de este baño. Estaba contento y continua a la fecha tomando este tipo de baños. Para él esta experiencia fue muy positiva.

4.- YOLANDA
Edad: 26 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño de vapor INIPI
Fecha: Octubre de 2002

Pidió salir del inipi antes de terminar la primera entrada. En el grupo tuvimos que movernos un poco para permitir su salida y se abrió la primera puerta al levantar las cobijas. Hubo entrada de luz. La persona encargada del baño se mostró un tanto molesta; le había pedido que tratara de aguantar la terminación de la primera entrada, pero ella insistió en salir.

Me sentí apenada con ella por la reacción de la persona que dirigía el baño. En ese instante la escuché gritar que no quería que la mojaran con agua fría y mi reacción fue salir del inipi en su apoyo. Esto molestó aún más a esta persona encargada del baño y me sentí muy desilusionada por sus reacciones de enojo e intolerancia en esos momentos. Después de este baño, la persona que dirigía el inipi me dijo que esperaba que no se volviera a repetir otro incidente como éste. Me sentí en conflicto. La experiencia de este baño no fue agradable para ninguna de las dos.

5.- NURI
Edad: 48 años
Relación: Terapeuta
Tipo de temazcal: Baño de vapor INIPI
Fecha: Noviembre de 2002

El calor dentro del inipi fue demasiado fuerte para ella. Solamente permaneció durante la primera entrada, pero no regresó a las demás. También expresó que se había sentido incómoda y con poco espacio para acomodarse, pues en esta ocasión habían entrado diez personas y las dos estuvimos de acuerdo en que eran demasiadas para el espacio. No aceptó el manguerazo con agua fría al salir a vestirse. No había un lugar dispuesto para cobijar a los bañistas y dejarlos reposar un rato.

Dos días después Nuri comentó que había sentido una mejoría en un dolor crónico que tenía en la espalda. Notó que el calor del baño había logrado una desinflamación en el área lumbar. Había tenido molestias en la espalda baja durante algún tiempo anteriormente a este baño. También la había relajado el aroma de la salvia morada dentro del baño del Inipi. Me preguntó si sabía de algún lugar en donde se dieran baños de temazcal, con construcción de piedra o cemento, pues ella prefería tomar estos baños, que la hacían sentirse más segura y más cómoda también.

Poco tiempo después acudió a varios baños de temazcal en Ocotepec Morelos y otros baños de temazcal en Las Trancas, en Cuernavaca. Estos baños le hicieron mucho bien para el malestar crónico que tenía en la espalda baja. La primera experiencia en el inipi le permitió darse cuenta de la mejoría que presentaba después de un baño de vapor con la temperatura caliente. Se sintió mucho mejor al poder reposar envuelta en una cobija después del baño en el temazcal.

6.- ALICIA
Edad: 49 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño de vapor INIPI
Fecha: Noviembre de 2002

Ella se mostró temerosa y con cierto rechazo para entrar al inipi. Pedí a la persona que dirigía el baño, que dejara entrar un poco de luz dentro del inipi, pues algunos bañistas no querían permanecer en total oscuridad dentro del baño. No aceptó la propuesta de los bañistas e insistió en dejar el interior en total oscuridad. El resultado no fue favorable, pues tres de ellos insistieron en salir antes de terminar el tiempo de la primera entrada. Su insistencia en llevar a cabo los rituales en el baño en diferentes situaciones y circunstancias, no tuvo resultados favorables con los bañistas en numerosas ocasiones.

En este baño se usaron las plantas de ruda y romero en el té, para que las piedras produjeran vapor. Yo noté que el olor era demasiado fuerte y en cierta instancia resultó también desagradable, al escuchar los comentarios de los participantes en este baño. El dirigente no dejaba de mostrar su malestar siempre que había comentarios o sugerencias para mejorar la situación dentro de estos baños. Esta situación me producía cada vez mayor conflicto, pues el inipi estaba dentro de mi propiedad y yo me sentía con la responsabilidad y apenada, cuando los participantes expresaban lo que no había funcionado bien dentro del baño de vapor.


Ruda [6, ver advertencia]. Foto: Gela A. Stransky

Alicia fue una de las personas, que después de la experiencia en este baño, ya no quiso participar en ningún otro tipo de baño de vapor de esta naturaleza. Para ella esta experiencia fue muy desagradable. Tuvo dolor agudo de cabeza después del baño. Pudo haber alterado su presión arterial. Ella estuvo expuesta a un riesgo innecesario.

7.- JAVIER
Edad: 18 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño de vapor INIPI
Fecha. Diciembre de 2002

Terminó las cuatro entradas y participó con mucho entusiasmo en todos los rituales de este baño. Le gustó mucho y preguntó al dirigente del Inipi si el podría entrenarlo y prepararlo para dirigir estos baños. Le comentó que la preparación era larga y muy fuerte, que requerían retiros de ayuno muy intensos y que debían hacer extensas caminatas en las montañas y varias pruebas de fuego, antes de iniciar su preparación como dirigente de estos baños.

Le comentó que para ser una Chamán, primero tenía que desarrollar su fuerza y su espiritualidad como un Guerrero. Que este baño era algo muy ligero en comparación con las pruebas que tenían que pasar para poder llegar a dirigir un ritual en este baño de vapor. Yo percibí soberbia y mucha demanda en los comentarios del dirigente y me dio tristeza observar la desilusión y frustración en la expresión del muchacho. Posteriormente, le dije que yo no estaba de acuerdo con las palabras del dirigente. Que si se necesitaba preparación y conocimiento pero sobre todo mucha responsabilidad para dirigir estos baños.

Acudió con su hermana de doce años de edad, quien también participó en este baño. Los acompañó su padre, pero no quiso entrar al baño ni participar en el ritual. Solamente estuvo observando. Al terminar las cuatro entradas del baño, se acercó a mí y me dijo que el pensaba que este baño tenía muchos riesgos. Comentó que podríamos tener residuos de carbón en las piedras que se introducían al INIPI, después de ser calentadas con fuego de leña. Al estar en un espacio reducido y cerrado totalmente, podría producirse bióxido de carbono y un posible envenenamiento para los participantes en el baño. También dijo que era arriesgado tener las piedras en el centro, y que podría haber alguna persona con quemaduras, sobre todo porque el interior se encontraba totalmente oscuro. Sus palabras me hicieron sentir una gran responsabilidad y preocupación por las personas que participaban en estos baños, la mayoría ajenas a los riesgos que existían.

8.- ARANZA
Edad: 11 años
Relación: Hermana de paciente
Tipo de temazcal: Baño de vapor INIPI
Fecha: Diciembre de 2002

Estuvo muy atenta y respetuosa en el ritual previo a la entrada del baño. Terminó la primera entrada, pero con mucho esfuerzo. El calor era demasiado fuerte para ella. La tenía sentada junto a mí y la noté muy inquieta casi todo el tiempo. Hubo un momento en que se recargó en mi hombro y trató de ocultar su cara con sus brazos, apoyada en mí. Mojé una toalla facial en agua tibia y le dije que se la pusiera en la cara. La recliné un poco para que su cara se acercara al pasto, que se encontraba más fresco. Solamente hizo la primera entrada. Más tarde me dijo que si yo no hubiera estado con ella, no habría podido resistir la primera entrada.

Dijo que le habían gustado mucho los cantos dentro del inipi y que también le había gustado el olor del vapor. En esta ocasión, se puso té de limón con hierbabuena y el olor era muy agradable. Ella fue de las pocas personas que expresó el haber disfrutado los cantos y el aroma dentro del baño, aunque solamente quiso participar en la primera entrada. Su papá no permitió que le dieran el manguerazo con agua fría. La arropó con una toalla gruesa y la mantuvo así un rato, antes de que se fuera a vestir.


Té limón. Foto: Gela A. Stransky


Hierbabuena. Foto: Gela A. Stransky

COMENTARIOS CRÍTICOS Y NUEVAS EXPERIENCIAS

A mediados de diciembre de 2002, cerré el servicio de los baños del inipi. Había muchas situaciones que me hacían sentir en conflicto, sobre todo que había elementos de riesgo para las personas que tomaban este baño. Yo sentía una gran responsabilidad y había aún muchos elementos que yo desconocía. Sin embargo mi percepción y la rigidez con la que actuaba generalmente el dirigente dentro de estos baños, me hicieron tomar esta decisión.

Gracias a Dios no hubo ningún incidente grave que lamentar. Si hubo experiencias y aprendizaje, pero también hubo momentos de ansiedad y preocupación cuando empecé a darme cuenta de los riesgos que teníamos en esta práctica.

Tomé ocho casos de experiencias y observaciones durante los cuatro meses que estuvimos practicando estos baños en el inipi. Durante el diplomado del temazcal, aprendí mucho y pude ratificar cuales fueron los riesgos que se corrieron en las prácticas de estos baños y que si hubo situaciones que debimos haber evitado. Me di cuenta de la importancia de tener una buena preparación e información para dar los baños de vapor de una manera adecuada y segura, que proporcione también resultados positivos para las personas que toman estos baños de vapor.

Actualmente Javier tiene un temazcal en Coatepec, en el Estado de Veracruz. Me sentí contenta y satisfecha al saber que una semilla había germinado en las experiencias que tuvieron los participantes durante el tiempo que ofrecimos los baños de vapor en el inipi. Su temazcal es de forma redonda y está hecho con adobe. Su flexibilidad le ha permitido ofrecer temazcales rituales y medicinales también. El aprendizaje en herbolaria para aplicar el té en las piedras calientes, lo ha adquirido de curanderos en la zona de Veracruz.

En el mes de enero de 2003, empecé a acudir con varias amistades y pacientes a temazcales en varios lugares de Cuernavaca. Disfruté algunos de ellos, aunque también encontré algunas anomalías en su funcionamiento y algunos factores de riesgo, lo cual me mantuvo buscando en diferentes lugares las mejores condiciones para tomar estos baños de temazcal.

En estos baños, pude enfocar más mi atención en los beneficios y resultados positivos obtenidos por algunos de mis pacientes y amigos con diferentes padecimientos, sobre todo con dolores musculares de cierta cronicidad. También pude observar el descanso y la relajación que se obtienen con este tipo de baño de vapor.

Sin embargo, aún me faltaba mucho por aprender. Incluso yo tenía muy poco conocimiento de los fundamentos ancestrales tanto espirituales como médicos de estos baños. El legado que nuestros antepasados culturales nos dejaron como una herencia, ha sido sumamente efectivo para el tratamiento de diferentes padecimientos tanto físicos como espirituales.

Desde la fecha en que el inipi dejó de funcionar, no he tenido otras experiencias en baños de vapor dentro de un inipi. A partir del año 2003 a la fecha, he acudido a baños de temazcal en diferentes lugares en Cuernavaca. También he acompañado a amistades y pacientes a participar en estos baños en diferentes ocasiones.

Siempre el tomar uno de estos baños, he tenido aprendizaje y diferentes experiencias en cada uno de ellos. En algunos baños también he recibido beneficios físicos y espirituales. En los baños de vapor de temazcal empecé a tener más atención sobre la relajación y el descanso que puede obtenerse con estos baños, ya que las terapias que aplico tienen un enfoque principal hacia este campo.

Las terapias holísticas y masajes aunados a estos baños, han sido una maravillosa prevención para enfermedades nerviosas y en numerosas ocasiones han disminuido malestares crónicos originados por irritación del sistema nervioso, estrés acumulado y cansancio. Incluso he notado que algunas somatizaciones de ansiedad y de angustia se reducen notablemente, cuando se toma por lo menos un baño de temazcal mensual. Lo recomiendo mucho, porque he visto y sentido sus efectos calmantes y curativos personalmente.

Cuando atiendo a pacientes que presentan algún tipo de ansiedad, de angustia e irritación nerviosa, generalmente ocasionados por exceso de estrés o algún evento traumatizante, la mejoría es notable y en menor tiempo que cuando no se incluyen estos baños de vapor con las terapias.

También he notado que disminuyen dolores articulares y musculares. Se produce un efecto de desinflamación al ser expuestos al calor del vapor de un temazcal. La aromaterapia que está aunada a estos baños de vapor, también genera un ambiente de curación y de descanso profundo. Algunas plantas y flores son sumamente benéficas para distintos padecimientos, ya sean del sistema respiratorio, sistema nervioso, digestivo, circulatorio, reproductor y endocrino. Los beneficios que se observan en la piel y en el cabello después de estos baños y el uso de algunas plantas como la sábila dentro del baño de vapor, son muy notables también.


Sábila. Foto: Gela A. Stransky

Dentro del temazcal, puede generarse un ambiente de calidez y de seguridad en la que la persona sienta protección, compañía, apoyo, un descanso y realmente pueda permitirse soltar, con la confianza de que en ningún momento va a ser juzgado o medido. Un ambiente agradable, cómodo confortable. He notado que el permitir una luz tenue dentro del baño, en donde se puedan apreciar las siluetas de los acompañantes, proporciona mayor seguridad y bienestar a la mayoría de las personas.

Un rato de descanso después del baño de vapor, con el cuerpo envuelto en una frazada permitiendo que termine la sudoración y se obtenga nuevamente la temperatura normal, es benéfico. El té que se ofrece a los bañistas para que tomen después del baño, con el propósito de una rehidratación, es más agradable y proporciona mayores beneficios que darles a tomar agua solamente. Cuando es posible dar un masaje después del baño, es también muy efectivo, ya que el cuerpo se encuentra sumamente relajado y esto hace posible que el masaje tenga efectos todavía más profundos en los músculos, tendones y en el tejido conjuntivo, activando la circulación y produciendo también un mayor descanso.

Muchos padecimientos y enfermedades pueden ser prevenidos con el uso del baño de temazcal. El uso de estos baños dentro de las terapias, proporciona un equilibrio y una reducción de estrés así evitando la acumulación excesiva de adrenalina en el cuerpo. Recomiendo mucho estos baños dentro de la medicina preventiva. También recomiendo mucho el tomar el Diplomado en Temazcal de Tlahui-Educa, en donde el aprendizaje que se obtiene de una manera académica y activa, por medio de constante retroalimentación dentro de los grupos, nos da la formación adecuada para poder proporcionar un servicio con responsabilidad y una buena preparación para los bañistas. Poder obtener el mayor beneficio de este gran legado ancestral.

Quizá pueda parecer repetitivo lo que menciono respecto a los beneficios de este baño, también la importancia de tener una información adecuada por medio de una preparación académica, que nos permita ofrecer esta terapia con responsabilidad y eficiencia. Mi insistencia es convencer al lector de que esto es muy necesario.

A continuación presento otros casos de estudio, en los que los bañistas participaron en diferentes temazcales, en la Ciudad de Cuernavaca. Las anotaciones que tengo en la mayoría de los casos son con un enfoque en el descanso, la relajación y los resultados que observé después de haber tomado el baño, e incluso algunos días después.

9.- MARIELENA
Edad: 49 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño en temazcal
Fecha: Febrero de 2003

Participamos en un baño en la zona de Temixco. Ella no disfrutó mucho del baño, pues se sintió incomoda al tener que ingresar en el baño desnuda, con otras personas las que no conocía. Habríamos estado más cómodas y relajadas si se hubiera permitido ingresar en el baño con algunas prendas ligeras de algodón.

Fue una sesión de una sola entrada, con una duración como de 25 minutos, no hubo las cuatro entradas ni los rituales que se practicaban en el baño dentro del inipi. Fue diferente. Antes de entrar al baño nos ramearon, pero no fue una experiencia muy agradable. Los golpes que nos dieron con el ramo, fueron fuertes e incluso lastimaron un poco.

El piso dentro del baño, se sentía frío. La temperatura en el interior no estaba bien distribuida. Procuramos tener un poco de distancia con los otros bañistas, no los conocíamos y el interior estaba totalmente oscuro. Hubo algunos cantos, diferentes a los que se cantaban dentro del inipi, y hubo algunas oraciones mezcladas entre los cantos.

Sin embargo, aunque había factores que no nos permitieron sentirnos cómodas dentro del baño, si logramos reducir cansancio y tensión acumulados durante cierto tiempo. Ella dijo varios días después que se había sentido mejor después del baño y de la terapia de masaje que le di más tarde. Me sugirió buscar otro lugar para este baño.

10.- GUILLERMO
Edad: 40 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño en temazcal náhuatl
Fecha: Abril de 2003

Acudimos a un temazcal en Ocotepec. En esta ocasión fue cómodo y agradable para los dos. La entrada al baño era con prendas ligeras de algodón y no hubo ningún ritual con ramo ni cantos antes de ingresar al lugar. Al ingreso todos se reclinaban y decían "por mi y por todas mis relaciones". Nosotros hicimos lo mismo al entrar. Las personas que compartieron con nosotros eran muy sonrientes y amigables y se sentía compañerismo en el lugar. Dentro del baño, se hicieron algunas peticiones en oración para algunos de los participantes y sus familiares y durante el resto del baño, permanecimos en un silencio cómodo en donde en dos ocasiones el temazcalero preguntó si todos estaban bien. Había un aroma de mentas en el vapor que producían las piedras calientes. La sesión duró aproximadamente media hora.

Se obtuvo relajación y mucho descanso durante esta sesión. Guillermo tomó varios baños en este lugar. Acudí con varios pacientes y amistades en varias ocasiones, hasta que el dueño del lugar cambió su residencia a otro Estado de la República.

11.- FERNANDO
Edad: 31 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño en temazcal
Fecha: Noviembre de 2003

Acudimos a tomar el baño de temazcal en un atardecer cuando ya empezaba a oscurecer. Acudimos al lugar que ya conocía en Ocotepec. Fue un baño muy agradable y significativo. Cuando oscureció alumbraron el lugar con velas, lo cual creó un ambiente muy especial y agradable. La persona encargada de los baños, era muy cordial y paciente con las necesidades de los pacientes. Escuchaba con atención y amabilidad a las necesidades o dudas que expresaban.

Fernando se había lastimado una pierna practicando deporte y además venía con muchas tensiones en el trabajo y con preocupaciones de índole familiar. Se le notaba muy tenso y con contracturas en el área del cuello. Este baño fue muy gratificante y reconfortante para él. Se relajó muy bien durante la sesión del baño que tuvo una duración de 40 minutos aproximadamente. La relajación y el descanso que obtuvo durante el baño y el descanso posterior cubierto con un sarape de lana, permitieron que la terapia de masaje que apliqué al día siguiente, tuviera resultados muy positivos también. El llegó a la terapia del masaje muy relajado y mucho más tranquilo que el día anterior y me dijo que había podido dormir profundo y descansar muy bien.

Las molestias que sentía en la pierna derecha debido a dos tirones que había sufrido en un partido de "basket", se habían reducido bastante. Sentía menos dolor y podía caminar mejor. El baño de vapor le ayudó a mejorar estas molestias también. Durante la terapia del masaje le apliqué una pomada que produjera calor en la zona afectada de su pierna y en pocos días el dolor se eliminó totalmente. Siguió acudiendo a este lugar a tomar los baños de vapor ya sin mi compañía. Tomó un baño mensual durante el tiempo que estuvo el temazcal en funcionamiento. Dijo que el baño le producía relajación y que al mismo tiempo sentía mayor energía en el trabajo y estaba más paciente con sus hijos. Se había sentido mucho mejor con los baños de vapor.

12.- ELISA
Edad: 20 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño en temazcal
Fecha: Enero de 2004

Tomamos el baño en el lugar de Ocotepec. Estaba muy tensa por exámenes escolares y además tenía varios meses con dolores intensos en bajo vientre durante su menstruación y presentaba dismenorrea. Estaba sumamente cansada, también. Tomamos el baño a mediodía estaba haciendo frío. Ella se notaba muy desanimada.

El baño no fue muy caliente en esta ocasión. Se cuidó un cambió de temperatura muy brusco al salir del baño. Duró aproximadamente 45 minutos. Había solamente cuatro personas dentro del baño además del temazcalero. El espacio se sentía amplio y agradable. Se usaron flores de pericón para el té que produjo el vapor con las piedras calientes. Al salir del baño, nos ofrecieron té limón con hierbabuena caliente para rehidratar y el descanso posterior al baño de vapor, fue muy agradable también.

El estado de ánimo de Elisa mejoró mucho. Un rato después le di una terapia de reflexología. Días después me dijo que se había sentido mucho mejor de ánimo y con más energía. Incluso las menstruaciones posteriores a los baños de vapor en temazcal, fueron con mucho menos molestias; el dolor y la dismenorrea fueron disminuyendo gradualmente también.

13.- ALBERTO
Edad: 52 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño en temazcal
Fecha: Mayo de 2004

Acudimos a tomar el baño de temazcal en Las Trancas en Cuernavaca. El lugar en Ocotepec me gustaba, pero el dueño había cambiado de residencia recientemente. El lugar era agradable, pero hubo un espacio muy reducido dentro del baño. Entraron muchas personas y no hubo la oportunidad de tener una postura cómoda dentro del baño, el cual tuvo una duración de cincuenta minutos aproximadamente. La sesión de casi una hora nos pareció cansada debido a la postura incómoda que tuvimos durante el baño de vapor.

Con esta experiencia me di cuenta de que no es conveniente que haya más personas de lo conveniente, dentro del espacio. No pudimos relajarnos ni descansar. Sin embargo, Alberto tuvo una mejoría con ciertas molestias en las articulaciones de sus manos y de los dedos que ya presentaba durante algún tiempo anterior al baño. El calor del vapor, lo hizo sentir cierta mejoría y menos molestias durante algunos días después del baño. Posteriormente él encontró un temazcal en Playa del Carmen, ya que viajaba a este lugar a menudo por motivos de trabajo.

Procuraba tener una terapia conmigo lo más pronto posible después de haber tomado el baño de temazcal, porque el malestar en las articulaciones en sus manos y en sus dedos fue mejorando mucho, gradualmente. Yo aplicaba compresas calientes con raíz de jengibre preparado en infusión; esto le proporcionaba mucho alivio y poco a poco el dolor fue desapareciendo. Notó que el baño de vapor y el masaje que tomaba conmigo, lo hacían sentir mucho mejor tanto anímicamente como físicamente. Me dijo que habría estado muy bien si hubiera encontrado una persona que le diera un buen masaje después del baño de vapor, pero este lugar no ofrecía masajes después del baño. Estaba contento, pues se sentía mucho mejor ahora, que antes de las terapias.

14.- LAURA
Edad: 36 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño de temazcal
Fecha: Octubre de 2004

Tenía ansiedad miedo y angustia, debido a una reciente separación en su matrimonio. Padecía colitis nerviosa crónica y no sentía ánimos de hacer nada. Tomamos juntas un temazcal en Las Trancas una mañana. El grupo era reducido. Ingresamos al baño de vapor cinco personas. Ella empezó a sollozar durante una oración que dirigía la temazcalera. La reacción del grupo fue cálida y acogedora, cuando se dieron cuenta de su tristeza. Yo la abracé y entonces todas las personas en el grupo empezaron a alentarla y a ofrecer su apoyo en estos momentos de tristeza para ella. Se fue calmando poco a poco después de llorar un rato.

El temazcal duró aproximadamente 50 minutos. No hubo cantos pero hubo comentarios de buenos deseos y en otra oración se pidió mucha luz y bendiciones para ella. Fue un ambiente muy conmovedor, en donde se sentía la compañía y el apoyo de los integrantes del grupo para ella. Después del baño, me dijo que se sentía más tranquila. Mencionó que no pudo liberar emociones durante varios días previos al baño de vapor. Me dijo que se había sentido muy acompañada durante esta sesión.

Continuó tomando los baños con cierta frecuencia. Con los baños de temazcal, se sintió más tranquila. Tiene dos amigas que aún frecuenta y que conoció en este lugar.

15.- JORGE
Edad: 28 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño de temazcal
Fecha: Febrero 2005

Tomamos el temazcal en Santa María. Estaba sumamente cansado y con estrés acumulado por presiones laborales. También tenía el temor de que su trabajo podría estar en riesgo. Había mucha competencia por los puestos en la empresa donde laboraba. Se sentía con muchas presiones y exigencias. No podía conciliar el sueño y su energía estaba cada vez más baja. Padecía dolores de cabeza muy frecuentes. Su límite de tolerancia estaba muy bajo, se sentía muy irritable y esto le preocupaba por la situación que existía con sus compañeros de trabajo.

El lugar no estaba muy limpio. Esta situación me preocupó pues me sentí expuesta a algún tipo de contagio o enfermedad ya que las condiciones de sanidad no eran buenas. El calor dentro del baño, fue en general equilibrado. El temazcalero bajaba el calor de la parte alta con el ramo y durante el tiempo del baño, la temperatura se mantuvo uniforme. Jorge tenía deseos de recostarse, y había suficiente espacio pero no lo hizo por que pensó que podría tener algún peligro de contagio de una infección por la carencia de limpieza del lugar.

A pesar de las deficiencias de limpieza en el lugar, el baño de temazcal fue muy efectivo para él. Logró relajarse mucho y el aroma del vapor dentro del baño le produjo una sensación de mucha paz. El té para las piedras calientes estaba preparado con rosa de Castilla y té limón. Después del baño nos dieron de tomar té limón caliente. Lo tomamos despacio. Jorge no quiso descansar, pues el lugar de descanso no se veía limpio y prefirió vestirse e ir a descansar a su casa. Días después, me dijo que el baño le había hecho sentirse más relajado y mucho mejor.

16.- JUAN MANUEL
Edad: 33 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño de temazcal
Fecha: Noviembre de 2005

Tomamos un Temazcal en Tlaltenango. Fue en la tarde y el clima estaba un poco frío. El lugar era muy bonito, pero la construcción del baño era rectangular y la temperatura en el interior no estaba bien equilibrada. Sentíamos el piso y el área de la espalda fríos, aunque el vapor que daban las piedras era intenso.

El baño duró 40 minutos aproximadamente. La relación con la persona que dirigía el temazcal y con los otros bañistas fue en general impersonal. No había un trato cordial ni sonrisas. Hubo un silencio general dentro del baño, y al terminar la sesión, todos acudieron a los vestidores a vestirse y se despidieron amablemente pero no hubo sonrisas ni calidez en el trato.

El aroma dentro del baño fue agradable. Nos dijeron que habían usado eucalipto con capulín para el vapor de las piedras. Yo percibí el aroma del eucalipto. Juan Manuel dijo que si se había relajado y había descansado con el baño, pero que le habría gustado encontrar un ambiente más amigable con las personas que compartieron el baño con nosotros.

Dos días después, Juan me reportó que tenía una fuerte gripa yo también estaba con gripa. Pienso que las plantas del temazcal que tomamos generaban calor. Pero ambos estuvimos expuestos a una temperatura irregular durante el baño.

17.- FRANCISCO
Edad: 38 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Baño de temazcal
Fecha: Marzo de 2006

Tomamos un temazcal en Tepoztlán. Fue un domingo en donde había una reunión de chamanes y curanderos de México en una junta de visiones. Me invitó una amiga y compañera de trabajo y Francisco quiso acompañarnos. El lugar era muy bonito. Estábamos rodeados por montaña y el día era claro y soleado.

Francisco estaba padeciendo insomnio. Tenía varias semanas sin dormir bien y las pocas horas que dormía no le proporcionaban descanso. Se veía muy tenso y muy cansado. Tenía dolores frecuentes de cabeza y había días en que le dolía todo el cuerpo en general; comentó sentirse apaleado, como si hubiera cargado mucho peso.

El temazcal era redondo, no muy grande y estaba construido con piedra. El ritual dentro del baño fue muy bonito. Hubo cantos de temazcal en náhuatl que la temazcalera cantó con una voz muy dulce. El baño duró como una hora. Había varios bañistas que tomaban este baño por primera vez, entre ellos Francisco. Se recostó durante un rato. La temperatura dentro del baño no se sentía muy caliente, pero se mantuvo equilibrada y constantemente se bajaba el calor con el ramo. Para el vapor se usó Santa María y Manzanilla. El aroma era muy agradable e invitaba al descanso.

Este baño fue benéfico para los tres, principalmente para Francisco que se relajó mucho. Después de dos días reportó sentirse mejor y haber dormido profundamente las noches siguientes después del baño. El cuerpo le dolía mucho menos y se sentía más ligero y con más energía. Comentó que había sentido el ambiente muy acogedor y que la luz tenue que entraba al baño, le daba un aspecto mágico al lugar. Posteriormente se cambió a la Cd. de México y siguió tomando temazcales en el Estado de México. Me dijo que le ayudaban mucho a no acumular estrés y cansancio.

18.- LUCY
Edad: 60 años
Relación: Amistad
Tipo de temazcal: Baño de temazcal
Fecha: Agosto de 2006

Acudimos a un temazcal en Xalapa, durante una visita que hice a mi hermana. En esta ocasión, ingresamos solamente tres bañistas y la temazcalera. Lucy, amiga y compañera de trabajo de mi hermana, había estado acumulando mucho estrés durante varios viajes por motivos de trabajo que había realizado recientemente. Yo estaba de visita y me invitaron a asistir con ellas.

Fue la primera vez, que observé que durante el baño rameaban y daban algún masaje a los bañistas. El espacio que había dentro del temazcal, se prestó para esto, pues entramos pocas personas y había suficiente espacio. Los golpes y el masaje con el ramo fueron muy reconfortantes. Después observé que a Lucy le daban masaje en sus piernas y brazos con un trozo de sábila partido. Después se aplicaron sábila en el cabello en la cara, manos y piernas y me dijeron que era muy bueno para la piel y el cabello. El té en las piedras era de árnica con malvón rojo. Nos dieron de tomar té limón con miel después del baño. Descansamos un rato cubiertas con cobijas.

Lucy me comentó que antes de tomar los baños, padecía de muchas molestias en la espalda baja, en la zona lumbar y molestias en las articulaciones. Que había mejorado mucho con los baños, además de tener un buen descanso y relajación profunda.

Después de este temazcal, ya no tomé otros durante el resto del año y tampoco durante el 2007. No tuve oportunidad de regresar a Veracruz y en Cuernavaca, no encontraba un lugar que pudiera recomendar a mis pacientes, familia y amistades. Ya había tenido varias experiencias al conocer varios lugares en Morelos, pero no había encontrado un lugar que fuera idóneo para las necesidades de mis pacientes.

ALGUNAS EXPERIENCIAS EN EL TEMAZCAL DE TLAHUI

Los diez casos de estudio anteriores en un baño de temazcal, son los que encontré más relevantes, pues hubo mejorías notables de sintomatología en las personas que los tomaron y en la mayoría de los casos, se expone la relajación y el descanso que proporcionaron estos baños, aunados a los beneficios físicos que también fueron notorios. En este lapso de tiempo me di cuenta del gran apoyo terapéutico y el beneficio de la prevención de padecimientos, que se obtiene con el uso de estos baños.

En abril de 2008, un paciente venía de Guadalajara con una gran necesidad de descanso, relajación y atención terapéutica debido a una gran pérdida familiar y una serie de eventos difíciles en el seno familiar. Yo sabía que era muy importante encontrar un lugar para llevarlo a baños de temazcal, porque esta terapia de los baños de vapor lo iba a ayudar mucho. Inclusive, pensé en viajar con él a Veracruz y permanecer en este lugar con él, si no encontraba un lugar adecuado en Cuernavaca.

Entonces buscando en la red de Internet, fue que encontré el "Temazcal Tlahui", en Santa María Ahuacatitlán. Me sorprendió mucho saber que se encontraba bastante cerca de mi domicilio. No había sabido de este temazcal anteriormente. Cuando leí la información sobre este lugar y vi algunas fotografías, me comuniqué con Yelila Flores Trujillo y obtuve una cita para acudir con mi paciente a tomar el baño en este lugar, a mediados del mes de abril del 2008.

Después de la primera sesión, tomamos una serie de temazcales en este lugar, en donde encontré por primera vez en Cuernavaca un lugar que podía recomendar a mis pacientes, familia y amigos. El lugar además de ser agradable, acogedor y sumamente limpio, es un temazcal con un diseño, en donde se equilibra y se mantiene muy bien, una temperatura constante.

Encontré un lugar en donde el baño de temazcal se hace de una manera muy profesional y con un trato cordial y amable de parte de la persona encargada de dar el servicio en estos baños. Escucha amablemente los requerimientos de los bañistas y explica cualquier duda que las personas preguntan acerca del baño, con amabilidad y cortesía. Su compañía durante el baño es muy tranquila. Los bañistas se sienten acompañados y seguros con su presencia durante el tiempo en que permanecen en el baño de temazcal. El manejo del ramo es muy profesional también.


Yelila, Gela, y Alvaro, por fuera del Temazcal Tlahui

El lugar para descanso después del baño, está muy limpio también. Proporcionan cobijas para que los bañistas se mantengan cubiertos, mientras descansan y terminan de sudar. Es un lugar que invita al descanso y la relajación. Este lugar de baños de temazcal, ha sido el mejor lugar de los diferentes espacios en donde he tomado estos baños también. No tuvimos cambios de temperatura dentro del baño, ni al salir de él, ya que el lugar de descanso se encuentra integrado a la salida del temazcal, sin necesidad de salir al exterior.

El uso de las plantas que se utilizan en el té para originar vapor con las piedras, se aplica de acuerdo a las necesidades de los bañistas, y con conocimiento en herbolaria también. En los temazcales que he tomado, siempre ha sido muy agradable el aroma que desprende el vapor de las piedras al aplicar el té. La duración de los baños, nunca ha sido excesiva ni demasiado corta. Ofrecen té para tomar después del baño.

19.- ALVARO
Edad: 36 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Abril 22 de 2008

Fue su primer temazcal. No había tenido antes ninguna experiencia en estos baños de vapor. Nos recibieron muy cordial y amablemente. Explicamos que era su primera experiencia y que estaba muy cansado y agobiado. El lugar nos gustó mucho y el ambiente era muy agradable. Fuimos los únicos bañistas este día. Nos recibieron con humo de copal antes de ingresar al baño de vapor.


Limpia con copal antes de entrar al temazcal. Foto: Gela A. Stransky

La temperatura dentro del baño no fue muy alta, ya que era la primera vez. Al principio se sentía un poco nervioso, pero poco a poco fue recuperando tranquilidad. Dentro del baño, nos explicaron algunos de los fundamentos del baño, su significado cultural y la semblanza de encontrarse en el vientre materno, para tener un nuevo renacimiento. Fue una plática muy bonita. Había una luz muy tenue dentro del baño y después de un pequeño lapso de estar con calor seco, se aplicó un poco de té en las piedras y empezó a emanar vapor, con un aroma muy agradable.


Paciente durante la sesión individualizada de temazcal. Foto: Gela A. Stransky

Dentro del baño, se mantuvo una temperatura pareja y constante, por medio del movimiento del ramo. Nos ofrecieron agua fresca en una pequeña jícara, para refrescarnos la cabeza y la cara durante el baño. Nos agradeció mucho la compañía y el apoyo que sentía en estos momentos porque se sentía muy triste, cansado y agobiado. Durante el baño, nos dieron masaje con el ramo, y nos refrescaron la espalda y la cabeza. Ambos pudimos recostarnos durante un rato, durante la sesión.

El té contenía poleo, pericón y flor de azahar. Álvaro fue adquiriendo más confianza gradualmente, y compartió con nosotros la reciente pérdida de su padre y algunas situaciones de conflicto económico y familiar por las que estaba pasando. Cuando pudo hablar y compartir con nosotros, empezó a sentirse más relajado. Estaba también intentando recuperarse de algunas adicciones y expresó su deseo de desintoxicarse y lo que para él significaba un nuevo renacimiento al terminar esta sesión de temazcal. La sesión del baño duró media hora aproximadamente.

Al terminar, nos secamos un poco con una toalla y nos cubrieron con una sábana y una manta para terminar de sudar. Descansamos alrededor de una hora después del baño. Nos dieron té de flor de azahar para rehidratar y ambos nos quedamos dormidos un rato. Terminamos el té que nos dieron. Me dijo que sentía que había dejado mucho peso dentro del baño.

Cuando regresamos a la casa, Álvaro estuvo tomando más líquido durante un rato y me dijo que se iba a recostar porque se sentía muy relajado y quizá durmiera un poco. Durmió casi durante 18 horas seguidas. Cuando yo lo revisaba, estaba profundamente dormido. No se levantó sino hasta el día siguiente después de dieciocho horas de sueño. Me dijo que se sentía muy recuperado y que quería tomar más sesiones de temazcal, durante el tiempo que estuviera en Cuernavaca.

Tomó ocho sesiones de temazcal en dos meses y medio. Le ayudaron mucho a relajar y poder procesar la pérdida reciente de su padre. La última sesión en este año, fue un temazcal floral, donde se usaron pétalos de rosa y ramas de hierbabuena, dentro del baño. Fue una experiencia muy bonita para los dos. Nunca habíamos tomado un baño con flores. Nos dieron fruta y té después del baño. Al año siguiente en 2009, regresó nuevamente en abril y tomó cuatro temazcales durante las dos semanas y media que estuvo con nosotros. Cerró con un baño de flores también.


Interior del temazcal de flores. Foto: Gela A. Stransky

20.- ELENA
Edad: 39 años
Relación: Paciente
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Abril 26 de 2008

Había tenido una cirugía reciente; tenía varios tumores de tamaño considerable en la matriz. Estaba todavía en recuperación por la cirugía, pero además se encontraba muy triste, pues no había podido tener bebés y después de la cirugía, le dijeron que definitivamente no había posibilidades de un embarazo.

Estaba incómoda, adolorida y también se encontraba deprimida, sin ánimo. Después de dos terapias de polaridad, la invité a ir al Temazcal Tlahui. Pensé que una sesión en el baño de vapor sería bueno para ella. Nunca había estado en ningún tipo de baño de vapor. La temperatura dentro del baño no fue muy alta, pero si uniforme. El baño duró aproximadamente media hora.

Ella es muy reservada y muy callada, pero después del baño, durante el descanso cuando salimos del temazcal, me dijo que se sentía muy relajada y con mejor ánimo. Mencionó que el aroma del vapor dentro del baño, la había tranquilizado mucho. Se usó pericón y flores de azahar en esta ocasión. Estuvo tomando otros baños de temazcal en Guadalajara, también.

Tres meses después cuando vino a Cuernavaca, la noté muy mejorada. Su expresión se veía tranquila y sonriente. Me comentó que a partir del primer baño en Tlahui, era como si hubiera tenido un renacimiento ya que su ánimo empezó a mejorar a partir del primer baño y los subsiguientes que tomó en su lugar de procedencia. Los baños la ayudaron mucho a desinflamar el área de la cirugía, las molestias disminuyeron mucho hasta quitarse por completo también. La relajación y el descanso que tuvo en las sesiones de los baños, también influyeron mucho en la mejoría de su estado de ánimo.

21.- MARCIA
Edad: 58 años
Relación: Amistad y paciente
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Abril 26 de 2008

Tomó el baño temazcal con Elena y conmigo. Ella ya había tenido otras sesiones de baño de temazcal en otros lugares. Recién había sido su cumpleaños y quiso regalarse una sesión con nosotros. No tenía ningún padecimiento físico, pero nos dijo que le caería bien relajarse y descansar durante el baño, además de desintoxicarse.

Estuvimos cuatro personas dentro del baño, por lo que tuvimos suficiente espacio para recostarnos y recibir el masaje con el ramo que nos aplicaron. El aroma del vapor, era muy agradable y relajante y el ambiente dentro del baño fue de tranquilidad y acompañamiento para Elena, quien se encontraba muy decaída y muy cansada.

Después del baño nos dieron té de azahar para hidratarnos y estuvimos descansando arropadas alrededor de una hora. Al salir, Marcia regresó a su casa, pero Elena me dijo que si podíamos pasar un rato a mi cabina de masajes. Al llegar se recostó en la cama de masajes y estuvo llorando un rato. Me dijo que no había podido llorar a pesar de que se había sentido muy triste. El baño, de alguna manera le ayudó a soltar.

Marcia me comentó que el lugar le había gustado mucho, que no había sentido cambios bruscos de temperatura ni dentro del baño ni al salir de la sesión, como le había ocurrido anteriormente en otros lugares. Descansó mucho y se relajó también.

22.- POLO
Edad: 31 años
Relación: Paciente y alumno
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Mayo16 de 2008

Tomamos la sesión del baño de temazcal con Álvaro, otro de mis pacientes cuyo Caso de Estudio se menciona anteriormente. La sesión fue en la tarde; el clima estaba muy agradable, pues en estos días hacía mucho calor a mediodía. Estuvimos solamente cuatro personas dentro del baño, lo cuál nos permitió acompañar a Polo.

Recientemente había tenido una crisis emocional debido a eventos familiares. Su situación nerviosa se había somatizado en la cara y en el cuello, originando eczemas e hinchazón en la piel que le estuvieron tratando médicamente con cortisona. Estaba tan irritado, que en ocasiones se abrían fisuras en su piel, creando dolor y mucha comezón. La cortisona solamente calmaba los efectos de la situación de su sistema nervioso, por lo que fue necesario tratar el origen de lo que ocasionaba estos problemas en su piel. Estaba sumamente delgado y muy pálido también.

El cambió a radicar en Cuernavaca por un tiempo, le ayudó estando fuera de la dinámica familiar. Sin embargo no comía ni dormía bien y se sentía débil y decaído. Tuvo algunas terapias psicológicas y los baños de vapor aunados a este tratamiento, lo ayudaron mucho. En este baño, se relajó mucho, pudo compartir con nosotros algunas emociones contenidas. Dentro del temazcal sintió una liberación muy profunda al entregar muchas de sus tristezas y tribulaciones a nuestra Madre Tierra. Agradeció mucho nuestra compañía y el poder compartir con nosotros esta sesión.

La sesión duró aproximadamente 40 minutos. Polo pidió que se pusiera más té en las piedras para aumentar el calor y después refirió que esto fue muy benéfico y saludable para él. El té contenía poleo y pericón y el aroma fue sumamente tranquilizante. Después del baño, nos hidrataron con té de azahar y tila. Su piel mejoró notablemente con el proceso de los baños y las terapias. Actualmente procura tomar un baño una vez al mes en el Edo. de México, donde radica.

23.- LUIS
Edad: 27 años
Relación: Familiar (hijo)
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Julio 11 de 2008

En esta ocasión solamente estuvimos los dos con la persona encargada del temazcal. Fue una sesión muy profunda y muy fuerte. Estuvimos distanciados previamente alrededor de dos años, por actitudes de enojo y resentimiento, sin haber podido aclarar y limpiar situaciones pasadas, que ocasionaban mucho dolor para ambos.

Fue una verdadera bendición haber podido tomar esta sesión y liberar nuestras situaciones del pasado, para que hubiera un nuevo renacimiento en nuestra relación. El motivo del baño, fue limpiar nuestros espíritus y nuestras mentes, para poder comunicarnos emocionalmente ya libres de dolor y resentimiento.

Es maravilloso poder sentir que no solamente hay una desintoxicación física dentro del baño de temazcal, sino que también hay una limpieza y sanación emocional que se da durante la sesión. Fue una experiencia muy positiva y muy gratificante para los dos. Mi hijo vino de La Paz B.C. en donde radica; este encuentro emocional que tuvimos durante la sesión del baño, fue sumamente benéfico para los dos porque pudimos abrir nuestras emociones y expresar nuestro amor mutuo en un ambiente de paz.

24.- GERARDO
Edad: 46 años
Relación: Familiar (hermano)
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Noviembre 26 de 2008

Lo invité a tomar una sesión en el baño de temazcal, porque me comentó que estaba sumamente cansado y se sentía con mucho estrés acumulado. Tomamos la sesión un sábado cerca de medio día. Radica en el Estado de México. Vino con su hijo mayor a pasar el fin de semana en Cuernavaca, para tomar el temazcal y un masaje conmigo. Su semblante se notaba muy tenso y su actitud también denotaba nerviosismo y poca tolerancia para situaciones de la vida diaria. Me dijo que había empezado a alterarse mucho por situaciones que realmente no ameritaban su enojo.

Le dolía el cuerpo y tenía la sensación de estar apaleado. El cansancio acumulado lo mantenía muy irritado y él se daba cuenta de que su tolerancia estaba muy baja. Le gustó mucho el lugar y me comentó que desde la entrada, el ambiente invitaba a la relajación. Antes de entrar al baño, nos dieron una limpia con copal y ya dentro del baño se sintió muy cómodo y se fue relajando poco a poco. La temperatura estuvo con un calor medio y se mantuvo constante.

Después de un rato con el baño seco, se hizo el vapor usando té de eucalipto para generar el vapor y esto lo ayudó mucho a desintoxicar vías respiratorias también. Durante el baño pidió el masaje con el ramo y esto lo hizo tener un descanso todavía más profundo. La sesión del baño duró aproximadamente 45 minutos. Después de la sesión estuvimos descansando y tomando té de azahar y tila durante una hora aproximadamente. Posteriormente, cuando le di el masaje noté que su cuerpo se encontraba bastante relajado. Varios días después, me dijo que el malestar del cuerpo había disminuido notablemente. También había podido dormir mejor y notó que el descanso durante el sueño, era más profundo.

25.- ALDO
Edad: 23 años
Relación: Familiar (sobrino)
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Noviembre 26 de 2008

Aldo había tenido una cirugía reciente en el dedo índice de su mano derecha. Se había lastimado recientemente y todavía se notaba su mano y el dedo hinchados, cuando ingresamos al baño de vapor. A ratos le dolía y mencionó que era más molesto durante la noche, por lo que no había podido dormir bien durante varios días.

No se había dado cuenta de que también tenía los hombros y el cuello bastante tensos y fue cuando empezó a relajarse que se dio cuenta. Durante la sesión pidió permiso para recostarse un rato. Al principio sintió el calor muy intenso en la cara, pero poco a poco se fue adaptando a la temperatura del vapor dentro del baño. Pidió dos veces una jícara con agua para refrescarse la cabeza durante la sesión, que duró 45 minutos.

Me dijo que el tiempo de la sesión le había parecido muy corto, pues se sentía muy a gusto y sí se dio cuenta como fueron relajando los músculos de su cuello y de sus hombros paulatinamente, dentro del baño. También pidió el masaje con el ramo antes de terminar la sesión. Fue el último en salir de la sesión de temazcal y se veía muy tranquilo. También descansó y se durmió alrededor de una hora después del baño.

Su mano y dedo se veían menos hinchados y reportó que pudo dormir mejor.

26.- CLAUDIA
Edad: 27 años
Relación: Paciente y amistad
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Mayo 2 de 2009

Claudia tomó la sesión de temazcal un sábado por la tarde, con cinco personas más. Fue su primera experiencia en un baño de vapor y se encontraba un poco temerosa y nerviosa. Cuando llegamos al lugar, le pareció muy tranquilo y agradable y el trato cordial de la persona encargada del temazcal, así como la forma amistosa del resto del grupo de bañistas que tomamos la terapia este día, la hizo sentir con mayor confianza y más tranquila. Todos en el grupo nos conocíamos y esto influyó para que se sintiera un ambiente cálido y de compañerismo durante la sesión.

Claudia había recibido un diagnóstico médico reciente de colitis nerviosa crónica. Su carácter ha sido con tendencias aprensivas y se preocupa mucho. Cuando supo de su colitis nerviosa empezó a sentir más angustia y ansiedad. Las presiones en el trabajo y la elaboración de una investigación de nivel de Maestría, la mantenían en una situación de agobio y de tensión constante. Me comentó que estaba muy joven todavía para padecer de colitis crónica severa; yo estuve de acuerdo con ella y le sugerí varias actividades que pudieran ayudarle a disminuir su nivel de tensión.

Varios masajes aunados a las sesiones de baño de temazcal, la hicieron sentirse muy diferente. Me dijo que había olvidado lo que era sentirse bien, relajada y con mayor energía. También tenía muchos trastornos digestivos, que fueron mejorando mucho con las terapias de los baños y los masajes. Este baño le gustó mucho, sobre todo por el apoyo y la compañía que recibió del grupo. Hubo algunos cantos y oración en la sesión. La sesión duro 40 minutos; el aroma del pericón nos dio mucho descanso. No hubo masajes con el ramo durante la sesión. Después del baño, reposó durante una hora y posteriormente en su casa, durmió más de doce horas.

27.- JUAN CARLOS
Edad: 24 años
Relación: Paciente y amistad
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Mayo 2 de 2009

Ya había tenido varios baños de temazcal en Oaxaca. Estuvo viviendo en una comunidad durante dos años. Durante la sesión, cantó algunas palabras en náhuatl, usadas en el temazcal al que había asistido en Oaxaca. También rezó algunas oraciones por el grupo durante la sesión del baño. Fue una experiencia muy bonita y muy especial haber podido compartir esta sesión con él. El tiempo que duró el baño, se hizo muy corto aunque estuvimos dentro del baño 40 minutos. Juan estuvo 50 min.

Casi al entrar, se puso el té con pericón sobre las piedras y el calor se mantuvo fuerte y constante durante casi toda la sesión. Varios de los bañistas pidieron jícaras con agua para refrescar su cabeza y su cara, casi al final del baño. Juan Carlos comentó que para él este baño había sido para depurar su cuerpo y su espíritu también. Nos dijo que la práctica de este baño, dos veces al mes, mantenía el cuerpo y el espíritu saludables. Al salir del baño, mientras descansamos y terminamos de sudar, cantó un poco más en náhuatl y nos hizo sentir un ambiente muy especial, con mucha tranquilidad en esta ocasión. Permanecimos en silencio tomando té durante una hora.

El grupo de bañistas que participamos en el temazcal en esta ocasión, le agradecimos mucho el que hubiera compartido sus cantos y oraciones con nosotros. Nos dijo que su tranquilidad y su equilibrio se mantenían con los baños y una buena alimentación.

28.- MARIFER
Edad: 23 años
Relación: Amistad
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Mayo 2 de 2009

Fue su primer baño de vapor. Le gustó mucho la experiencia y ha seguido tomando baños de temazcal en Puebla, el lugar donde radica. Tenía el hombro y el brazo derecho inflamados, por un tirón que tuvo en un parido de "basket" una semana antes.

Le habían aplicado compresas calientes y rayos infrarrojos en días anteriores, pero todavía había dolor y el brazo se notaba un poco inflamado. Le costó un poco de trabajo entrar al temazcal, por las molestias del brazo y del hombro, al principio de la sesión estaba un poco incómoda pero poco a poco se fue relajando y sintiendo más tranquila en el transcurso del baño.

Estuvimos seis personas dentro del temazcal durante la sesión. No hubo masaje con el ramo al final de la sesión, pero si se usó para mantener el calor en la zona baja. Nos dieron varias jícaras con agua para refrescar la cara y la cabeza, un poco antes de terminar la sesión del baño, que duró 40 minutos. Solamente una persona del grupo permaneció dentro 10 minutos más.

Marifer sintió mucha mejoría en el brazo y el hombro después de tomar el baño de vapor. Me reportó incluso que la inflamación estaba cediendo y que tenía menos molestias que en días anteriores. Dijo que también había descansado mucho y que la noche después del temazcal, había dormido muy profundo porque tuvo menos molestias en su brazo y en su hombro.

29.- VÍCTOR
Edad: 32 años
Relación: Familiar (hijo)
Tipo de temazcal: Temazcal Tlahui
Fecha: Mayo 3 de 2009

Vino a Cuernavaca por motivos de trabajo y estuvo conmigo de visita también. Lo invité a tomar una sesión de baño temazcal, porque noté que estaba muy cansado y agobiado por muchas horas de trabajo, manejar el auto en carretera por grandes distancias, antes de llegar aquí. Se sentía muy tenso y no había podido dormir bien.

Solamente estuvimos tres personas en el baño de temazcal. Se sintió muy a gusto y logró relajarse bien. Dentro del baño, durante un rato de la sesión, se recostó un rato y al comentarle el significado de estar dentro del temazcal, como si se estuviera en el vientre materno para tener un nuevo renacimiento, se conmovió mucho, ya que sabía que pronto iba a ser papá. Durante la sesión, hicimos unas oraciones por él y por su esposa. Pedimos bendiciones por el bebé que esperan para principios de octubre y nos compartió que tiene grandes deseos de ser un papá saludable y con muchas energías para el bebé que esperan con muchas ilusiones.

El vapor tenía el aroma del poleo con pericón y nos dio una sensación muy agradable de acogimiento y dulzura dentro del baño. La sesión duró aproximadamente 40 minutos. Yo estaba también muy emocionada con la espera de mi primer nieto. Recientemente me dieron la noticia de que es una nena y estoy feliz e ilusionada.

Descansó mucho con el baño y me dijo que se había sentido bien y muy recuperado.

DIPLOMADO EN TLAHUI Y CONCLUSIONES

En el mes de Agosto de 2008, supe del Diplomado de Temazcal que se impartía en Tlahui. Me interesó mucho aprender sobre el temazcal y me hice la promesa de tomar este diplomado en cuanto me fuera posible. Tuve que esperar algunos meses todavía para poder tomar este diplomado. No lo pude tomar durante el 2008.

En el mes de enero de 2009, me inscribí para tomar el diplomado, la parte teórica por medio de sesiones en aulas de Internet. El curso inició a principios de febrero y fue una maravillosa experiencia de aprendizaje con la retroalimentación que teníamos en el grupo y el seguimiento con la asesoría de nuestro profesor.

Muchas de las dudas que se habían ido generando a través de experiencias vivenciales en diferentes temazcales, fueron quedando claras a través del proceso de enseñanza - aprendizaje durante el diplomado. La información que adquirimos al respecto es sumamente amplia y muy profesional.

Mi intención al hacer esta tesina con un enfoque práctico a través de casos de estudio, es compartir las diferentes situaciones que se vivieron durante los baños de vapor, y mi deseo es poder influir en el lector interesado en la práctica del temazcal, a tomar el diplomado.

Me di cuenta de la gran responsabilidad que tenemos cuando trabajamos con personas que asisten a los temazcales. En numerosas ocasiones se llevaron a cabo sesiones de baños de vapor, sin tener el conocimiento adecuado, lo cual pudo haber originado alguna situación muy seria o irremediable.

Aprendí los grandes beneficios que se pueden lograr con la práctica de este baño de vapor, que también tiene una gran importancia en el ámbito de la medicina preventiva. Conocí los fundamentos culturales, ideológicos y espirituales de este gran legado que heredamos de nuestros ancestros.

Considero que tenemos una gran responsabilidad de conocer los fundamentos y tener una buena preparación para poder ofrecer estos servicios a las personas, para no exponerlas a riesgos innecesarios y también obtener el mayor beneficio de estas terapias de baños de vapor.

La información que obtenemos durante el curso es bastante extensa y completa. Desde fundamentos científicos, ideas tradicionales e incluso sobre la forma más adecuada de construir un temazcal con las dimensiones y forma adecuadas para obtener los mejores resultados con la temperatura dentro del baño.

También obtenemos información sobre herbolaria. El uso de plantas y flores adecuadas, para ser usadas durante el baño de vapor, en el té que se usa para generar vapor con las piedras calientes. Sus características medicinales e incluso que té se ofrece para la hidratación, durante el descanso después del baño.

Las plantas y flores que se conocí en diferentes baños de vapor, fueron: pericón, poleo, eucalipto, rosa de castilla, salvia morada, sábila, té limón, hierbabuena, pétalos de rosa, gordolobo, eucalipto, romero, Santa María, sábila, jarilla, y chapulixtle, entre muchas otras. El baño floral en el temazcal, fue una experiencia maravillosa. Fue la sesión de temazcal que me ha gustado más y he disfrutado.

En Tlahui, escuché por primera vez sobre este baño floral, que he tomado en dos ocasiones con uno de mis pacientes y para los dos fue sumamente relajante. Disfrutamos el bello aroma de rosas. Es una terapia que recomiendo mucho.


María de los Ángeles Arriaga Stransky, agradeciendo en el temazcal de flores

AGRADECIMIENTOS

Doy profundas gracias a Dios, por haber tenido la oportunidad de llevar a cabo los estudios del Diplomado en Temascal en Tlahui_Educa. Por la enseñanza que recibí sobre nuestra Medicina Indígena y Tradicional y por la ayuda que puedo yo ofrecer a mis hermanos, con este conocimiento. Agradezco a Dios poder tener una mejor preparación para poder ofrecer ayuda y apoyo, con un mejor nivel profesional, con la ética de un mayor aprendizaje, por el regalo de poder ver resultados positivos en las personas.

Agradezco el haber tenido la oportunidad de compartir convivencias maravillosas con amigos familiares y pacientes durante los temazcales. Estas convivencias reafirmaron nuestra amistad y cariño. También conocimos personas en las diferentes sesiones y se formaron nuevas amistades muy valiosas.

Doy las gracias a mi familia, pacientes y amigos, por haber permitido que yo escribiera sus casos de estudio en esta tesina testimonial. Agradezco sus comentarios adicionales y también las revisiones de lectura que me ayudaron a hacer, algunos errores que notaron y se corrigieron, durante la elaboración de este escrito.

Agradezco a mis amigos y a mi familia, por todo el apoyo y la motivación con la que me acompañaron durante el tiempo que estuve en este diplomado. Agradezco a mis hijos por darme la confianza y alentarme durante este tiempo. Por haber estado conmigo en sesiones de baños de temazcal y por acompañarme, siempre.

Mi agradecimiento y admiración para mi profesor durante este diplomado, el Dr. Mario Rojas Alba, que contestó a todas mis dudas y acompañó mi proceso de aprendizaje durante este diplomado con interés y paciencia constantes. Por la motivación que recibí con sus comentarios y sus clases muy interesantes, que siempre tuvimos durante el diplomado, en el grupo.

Agradezco también a su compañera Yeli, por la atención, cordialidad y su grata compañía durante los temazcales que tuvimos en Tlahui. La explicación que nos brindó en varias ocasiones durante el baño de vapor, aclarando dudas cuando era necesario, con paciencia y amabilidad. Siempre escuchó las necesidades de los bañistas que acudimos a estos baños. Nos acompañó y compartió con nosotros, emociones y beneficios que hubo con estas terapias en el baño de vapor.


Estudiantes de Temazcal, Herbolaria y Masaje Mexicano de Tlahui, Cuernavaca, Mor., México, Agosto del 2009

A mis compañeras del curso:

Bexi, Maria Sabina y Mariana, por haber estado siempre dispuestas, por su apoyo, por la retroalimentación constante durante el curso y todo el cariño y la cordialidad que siempre recibí de ellas, y todos los compañeros, en el teórico a distancia, y durante el curso práctico de la Semana Universitaria Internacional de Medicina Tradicional (SUIMT) en Cuernavaca, donde tuve el gusto de conocerlas personalmente y de pasar momentos muy gratos de intercambio y experiencias conjuntas. íMuchas gracias por todo eso queridas compañeras y amigas!

Bibliografía

[1].- Rojas Alba, Horacio. El Temazcal. Tlahui-Medic. No. 2, II/1996.
[2].- Rojas Alba, Horacio. Ibid.
[3].- Rojas Alba, Mario. La Medicina Tradicional de México. Textos de estudio del Diplomado de Temazcal, México, 2002.
[4].- Rojas Alba, Mario. La Medicina Tradicional de México. Texto de la primera semana del Diplomado de Temazcal, México, 2002.
[5].- Traducción del inglés, por la autora, del documento: Rojas Alba, Horacio. El Temazcal. Tlahui-Medic. No. 2, II/1996.
[6].- Advertencia: La ruda, Ruta graveolens L. (ITIS-TSN: 29002), familia Rutaceae, además de desprender un vapor de olor desagradable, tiene un potente efecto abortivo, por eso y más, es una planta que no se recomienda de ninguna manera en el temazcal, tal prohibición se indica en los Diplomados de TlahuiEdu AC. Nota del profesor Mario Rojas Alba.


Curso de Etnomedicina y Herbolaria Mexicana
Mexican Ethnomedicine and Herbalist Course
Cours d'ethnomédecine et phytothérapie mexicaine
Diplomado en Medicina Tradicional de México y sus Plantas Medicinales
Diplomado en Temazcalli de México
Diplomado en Acupuntura y Medicina Tradicional de China
Masaje Mexicano y Reflexoterapia
Náhuatl moderno-clásico
Búsqueda en Ciencias de la Salud
Regresar a Tlahui-Medic No. 29
Go back to Tlahui-Medic No. 29
Retourner à Tlahui-Medic No. 29

Tlahui Medic 29, desde el 1 de marzo del 2010
Consultadas a Tlahui desde el 6 de Marzo, 1996